عربي

 

Imene Khelifi                                                                                                                    Director de Asuntos Árabes                                                                                        Centro de Cooperación Estratégica AICIK


La comunidad internacional ha comenzado a comprender la importancia de los requisitos de los musulmanes en cuanto a alimentos y otros consumos conocidos como Halal. El mercado de alimentos y productos con certificación Halal está creciendo rápidamente, tanto a nivel local como internacional. Está presente dondequiera que haya consumidores musulmanes que requieran normas Halal para alimentos y otros productos. Todo musulmán debe asegurarse de que lo que come provenga de una fuente permitida. Esto no solo significa verificar que este alimento no contenga ingredientes prohibidos para el consumo humano, sino que también va más allá para garantizar que todo el proceso de producción esté de acuerdo con los principios de la ley islámica. Halal significa que está libre de cualquier ingrediente prohibido para el consumo de los musulmanes. Esto se puede clasificar como «sin carne de cerdo» en su presencia física, incluidos nutrientes como gelatina, enzimas, lecitina y glicerina, así como aditivos tales como aromatizantes y colorantes.

El término coránico Halal significa legal o permisible; en cambio, Haram hace referencia a lo prohibido o ilegal. Según la Sharia, todas las cuestiones relacionadas con el Halal o Haram, e incluso todas las disputas, deben remitirse al Corán y la Sunnah. Halal y Haram son términos universales que se aplican a todos los aspectos de la vida humana. Halal puede definirse como un acto, objeto o comportamiento en el que una persona puede tener libertad de elección y su práctica no implica una recompensa o castigo. Lo permisible puede haber sido determinado por evidencia explícita en la Sharia o por referencia a la presunción de que es permisible.

Los principios básicos de los productos Halal

Ser productos Halal o prohibidos es una función legítima en relación con los mandamientos divinos. Los musulmanes no deben participar en actividades ilegales en virtud de la Sharia, ni obtener beneficios de estas. Por lo tanto, a los musulmanes no se les permite invertir en negocios que lleven a cabo actividades prohibidas, como casinos, cervecerías o fábricas de carne de cerdo. Tampoco está permitido que los bancos islámicos proporcionen financiación para estos negocios. Sin embargo, la interpretación muy estricta de estas reglas significa que los musulmanes no podrán invertir en un gran número de negocios a nivel internacional. Por ejemplo, los musulmanes no pueden invertir en un hotel que sirva bebidas alcohólicas, en una empresa de alimentos que también fabrique productos de cerdo como parte de su producción, ni en ningún negocio que preste o pida dinero prestado con intereses.

A la luz de las consideraciones prácticas del comercio internacional, y con el fin de permitir que los inversores musulmanes participen en él, varios destacados estudiosos de la Sharia han anunciado que los musulmanes pueden invertir en negocios o empresas que no son totalmente legítimas siempre que se cumplan determinadas condiciones. Entre las condiciones más importantes se encuentran:

  • La principal actividad comercial debe estar permitida por la ley Sharia.
  • Los ingresos por actividades prohibidas deben constituir solo un pequeño porcentaje de los ingresos totales de la empresa o negocio (este porcentaje oscila entre el 5 y el 20 por ciento).

– Calificar algo como permisible o prohibido depende de si es beneficioso o perjudicial, respectivamente, se debe tener en cuenta que las reglas para esta calificación son fijas y variables según tiempos y lugares específicos. Las leyes en la Sharia se organizan sobre la base del grado de beneficio o daño, mientras que se prefiere la mejor opción siempre que sea necesario.

Los musulmanes son los responsables de adoptar este sistema más que nadie. Esta es una cuestión de fe para ellos. Y dado que es una cuestión de fe para los musulmanes, los no musulmanes no pueden lidiar con los estándares y la documentación de la permisibilidad. Nadie puede abusar de este negocio y esta ideología. Los no musulmanes no pueden participar en la certificación Halal simplemente porque no pueden ser imám en las oraciones.

 Por tanto, es importante que la comunidad internacional, tanto musulmana como no musulmana, reconozca el potencial de la industria Halal. Ya que al profundizar en una industria emergente valorada en miles de millones de dólares, como la industria Halal, puede ayudar a desarrollar aún más la economía y también resolverá algunos problemas relacionados con el medio ambiente.

Hay razones por las que la industria Halal es importante para el crecimiento del mundo como sociedad multiétnica. Muchos consumidores musulmanes y no musulmanes aún no comprenden el espíritu de la ley Sharia que rige estos productos. Los principios Halal no se limitan únicamente a los aspectos religiosos, sino que también aportan beneficios a sociedades como la salud, la higiene y la seguridad. Los musulmanes gastan al año 1.24 billones de dólares en alimentos y bebidas; seguidos de la ropa con 254 mmd; medios de comunicación y entretenimiento con 198 mmd; viajes 169 mmd; productos farmacéuticos 83 mmd; y cosméticos 57.4 mmd, respectivamente.

Se estima que la industria Halal mundial tiene un valor de 3.2 billones de dólares estadounidenses. La industria está creciendo a una tasa anual del 20% y está valorada en 560 mil millones de dólares anuales. Esto lo convierte en uno de los segmentos de consumidores de más rápido crecimiento en el mundo. El mercado global Halal ya no se limita a los 1.800 millones de musulmanes que tienen prohibidos ciertos productos alimenticios. De hecho, la industria Halal ahora se ha expandido más allá del sector alimentario para incluir productos farmacéuticos, cosméticos, productos para la salud y dispositivos médicos; abarca también el sector de servicios como logística, marketing, impresión, electrónica, servicios de hospitalidad; así como moda. Este desarrollo ha sido el resultado del cambio en el comportamiento de los consumidores musulmanes y de los consumidores en todo el mundo.

A medida que ganó una mayor aceptación entre los consumidores no musulmanes, ganó gran popularidad y demanda, especialmente de los consumidores que buscan alimentos que se ajusten a los principios de hábitos de consumo éticos, responsabilidad social, justicia económica y social y cuidado de las personas.

Según el Informe de la economía islámica mundial para el año 2020-2021, que se basa en un estudio realizado por la empresa «Dinar Standard» y con el apoyo del Centro de Dubai para el Desarrollo de la Economía Islámica, la lista de los cinco primeros países exportadores a la OCI fueron Brasil, con un valor de exportación de 16.2 mil millones de dólares; India con 4.4 mmd; Estados Unidos de América con 13.8 mmd; Rusia con 11.9 mmd; y Argentina con 10.2 mmd.

Según datos de la Cámara de Comercio e Industria Islámica en el Reino de Arabia Saudita, los países asiáticos consumen alrededor del 63.3% del comercio halal global; los países africanos cerca del 23.8%; los países europeos consumen aproximadamente el 10.2% de este comercio; y los países americanos alrededor del 2.5% del comercio halal en el mundo. También se esperaba el crecimiento del comercio halal global a alrededor de 6.4 billones de dólares hasta 2020.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound

عربي