عربي

 

Por Jacob Les Weiss, analista especializado en la región de Medio Oriente y África del Norte                                                                                                                  Healix International HX global                                                                                                                                                                            


Relaciones Latinoamérica-Golfo: ¿margen de mejora?

A pesar de la enorme distancia que separa al Golfo de América Latina, existen oportunidades económicas prometedoras que apuntan a un futuro brillante. Cuando se piensa en las relaciones entre ambas regiones, se recuerda la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) o la Cumbre Árabe-Sudamericana. Sin embargo, las relaciones entre estos países son escasas y poco desarrolladas, o al menos distan de ser similares a otras relaciones regionales estrechas; como la chino-africana. No obstante, estos vínculos -aunque limitados- han sentado una sólida base para una cooperación futura más amplia.

Ya antes del estallido de la crisis del coronavirus, había señales de un esfuerzo más coordinado para fortalecer la Cooperación Golfo-América. Sobre todo por parte del Reino de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar, de un lado; y Argentina, Brasil y México, por otro. Después de la Primavera Árabe, se presentó un aumento en el número de visitas oficiales y acuerdos bilaterales de comercio e inversión; como la destacada gira del presidente brasileño Jair Bolsonaro por el Golfo a fines de 2019, cuando visitó Doha, Riad y Abu Dhabi, donde firmó varios acuerdos importantes de cooperación.

Desafortunadamente dichos intentos se desaceleraron con la epidemia de coronavirus en 2020. Sin embargo, solamente es temporal, lo que confirma la importancia de estas relaciones; especialmente cuando los jefes del Golfo y América Latina miran la realidad económica post-epidémica, los efectos negativos y repercusiones de la crisis de salud global que están viviendo todas las economías sin excepción. Cabe señalar que las grandes crisis a menudo resultan en una mayor cooperación económica. Así como la crisis financiera de mediados de la década de 2000, que llevó a una mayor diversificación en los mercados emergentes. Es probable que esto se repita con la crisis más grande de las últimas décadas: la crisis de COVID-19.

Después de que la pandemia de COVID-19 expuso la debilidad del mercado del petróleo a principios de este año y del impresionante colapso de los precios de este recurso en marzo-abril, el tema de la diversificación económica se ha vuelto cada vez más importante. Los estados del Golfo han realizado considerables esfuerzos durante la última década para encontrar diversas formas de abordar este tema, con el fin de deshacerse de su dependencia a este recurso energético. En los próximos años, el mercado latinoamericano probablemente se convertirá en un objetivo importante para una mayor interacción en este sector. Asimismo, los países latinoamericanos, aunque no dependen de un solo producto básico como los estados del Golfo, algunos de ellos dependen demasiado de la región de América del Norte, pues tienen como socios comerciales a Estados Unidos y Canadá. Debido a que Estados Unidos es conocido por establecer ‘particulares’ condiciones en sus acuerdos comerciales, los estados latinoamericanos buscan reducir su dependencia a dicho país debido a su tendencia a ser, en ocasiones, un socio exigente y poco confiable.

En cuanto a la región del Golfo, esta no puede alimentar adecuadamente a su creciente población debido a la falta de fuentes de alimentos, por lo que  ha comenzado a desarrollar sus relaciones con América Latina en este sector. La tierra fértil de muchos países de esta zona produce enormes cantidades de productos alimenticios, donde la mayoría de ellos son comercializados con los Estados Unidos. Existen indicios de que la región del Golfo buscará a América Latina para resolver sus problemas de seguridad alimentaria. Por ejemplo, Brasil es el mayor exportador de carne halal del mundo y tiene una participación del 45% en productos de pollo en los países del Golfo. Si bien Brasil, Argentina y México son los gigantes agrícolas de la región y, de hecho, se encuentran entre los productores más importantes del mundo, hay muchos otros países latinoamericanos que pueden aumentar el comercio agrícola con el Golfo. Por ejemplo, Ecuador, Colombia y Perú son importantes exportadores de alimentos, pero no han explorado el comercio con el Golfo como lo hizo Brasil. Estas son avenidas importantes por explorar que, sin duda, tendrán importantes beneficios económicos.

Cabe destacar que es un error pensar que América Latina solamente puede ser el granero del Golfo, pues esta región rica en recursos tiene potencial para mucho más. Si bien África puede ser asimismo una región en desarrollo con grandes cantidades de recursos, las empresas del Golfo no observan el mismo atractivo para establecer su sede. Pues aunque muchos países de América Latina padecen altas tasas de delincuencia y pobreza, la región en su conjunto, con la notable excepción de Venezuela, es estable y posee instituciones gubernamentales que funcionan bien y proporcionan un buen entorno empresarial. Además, debido a la creciente influencia de la música y los programas latinos en el Golfo y el mundo, la región tiene un gran poder blando. Esto ha llevado a un creciente interés del Golfo en los países latinoamericanos, especialmente por parte de los jóvenes del Golfo.

Latinoamérica ya tiene una gran infraestructura turística y antes del COVID-19 acomodaba a millones de turistas anualmente. Por otro lado, la región del Golfo tiene una excelente industria aeronáutica, desafortunadamente los vuelos directos a la región son limitados. Proyectos simples como la construcción de puentes aéreos directos hacia y desde el Golfo serán una victoria fácil para Latinoamérica después del COVID-19, ya que busca reactivar la industria del turismo.

No solo será COVID-19 lo que generará más relaciones entre ambas regiones ya que hay dos eventos importantes en 2021 que contribuirán a fortalecerlas. El primero es la propuesta Dubai Expo 2021 que brindará una gran oportunidad para que América Latina desarrolle asociaciones. Todos los principales países de esta región planearán presentarse como socios fuertes para los del Golfo en las áreas de agronegocios, turismo, negocios e incluso energía sostenible. Países que antes no disfrutaban de buenas relaciones con el Golfo, como Colombia, indicaron que este evento serviría como plataforma para iniciar una mayor cooperación regional.

El segundo evento se llevará a cabo poco después, donde Qatar será la sede de la Copa del Mundo de 2022, esto proporcionará el escenario ideal para desarrollar la conciencia sobre la cultura árabe. Pues a pesar de que América Latina tiene la población árabe más grande fuera del Golfo, esta cultura no es muy conocida; contraria a la cultura latinoamericana en dicha región. Por lo que se necesita hacer mayor énfasis en la herencia cultural árabe en los países de esta zona. Así, el aumento de dichos lazos culturales será un gran activo para mejorar la cooperación económica, pues se ha observado que la fuerza cultural a menudo va de la mano con la fuerza económica.

Si bien la cooperación interregional podría aumentar, existen muchos desafíos que deben enfrentarse. Primero, hay una escasez significativa de misiones diplomáticas entre ambas regiones y una escasez de vuelos directos. Esto, además de la ausencia de acuerdos de doble imposición, pone de relieve la dificultad de las empresas para establecer operaciones comerciales en las dos regiones. Sin embargo, dichos asuntos son relativamente fáciles de solucionar para los gobiernos y, con la creciente intención de cooperación latinoamericana en el Golfo, es probable que mejoren en el futuro.

 

 

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound

عربي