عربي

 

Ivette De la Torre                                                                                                            Coordinador del Departamento de Investigación                                                    Centro de Cooperación Estratégica AICIK


El abastecimiento del agua potable y tener acceso a él es fundamental para todos los sectores de la sociedad, especialmente para los de la salud, la industria y la agricultura. Según datos del Instituto Mundial de Recursos (WRI por sus siglas en inglés) más de mil millones de personas viven en zonas con escasez de agua actualmente, y hasta 3 500 millones podrían sufrir escasez de agua en 2025.

La región más afectada por la escasez de este recurso hídrico es Medio Oriente y el Norte de África; pues comprenden los cinco países con mayor falta del mismo: Kuwait, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Qatar.

Entre las diferentes causas de escasez del agua se pueden señalar

  • la contaminación.
  • la sequía.
  • el uso descontrolado del agua.
  • el crecimiento exponencial de la población.

Dicha escasez se ha agravado al punto de provocar que varias regiones se encuentren cerca del Día Cero. Es decir, el día en el que una ciudad no tiene más agua para abastecer a su población y cubrir las necesidades más esenciales que aseguren la no propagación de enfermedades graves por la carencia del vital líquido. Por lo que el suministro libre de agua termina y el acceso a ella comienza a ser racionado. La población empieza a acudir a recoger su porción diaria de agua y no tiene acceso a más.

Cabe mencionar que un hecho anterior al Día Cero es el estrés hídrico. Este es el término empleado para señalar las zonas, regiones o países donde los suministros anuales de agua potable se encuentran por debajo de los 1 700 m3 por persona. Dicho estrés es causado por fenómenos naturales, crecimiento demográfico, cambios naturales en la cantidad de agua disponible, retrasos en las temporadas de lluvias, deshielos, cambios artificiales originados por el ser humano, cambio climático mundial, entre otros.

A continuación se presenta un mapa donde se observa el grado de estrés hídrico por país. Siendo la región de Medio Oriente y Norte de África las que se encuentran con un alto estrés, y por lo tanto, cerca del Día Cero.

Los recursos hídricos per cápita en la región de Medio Oriente representan solamente una sexta parte del promedio mundial, sin mencionar que continúan disminuyendo. Los países de esta zona padecen el agotamiento de las aguas subterráneas, con tasas muy altas de extracción en general, tanto de las aguas superficiales como las subterráneas. Es decir, la agricultura debe competir por el agua con la industria y otros sectores.

Se debe recordar que el clima, que regularmente oscila entre árido e hiperárido, está cambiando, además de que las sequías son cada vez más frecuentes.

Cabe señalar que los países de esta región se encuentran a la vanguardia en el desarrollo de prácticas e instituciones para administrar el agua potable que poseen. Sin embargo, existen algunas distorsiones en las políticas y en las instituciones que han impedido que los sistemas de gestión hídrica hayan señalado una posible escasez de agua. Resultando que la actual crisis de este vital recurso haya escalado a niveles sin precedentes y requiera respuestas coordinadas en toda la región.

Es por eso que la Iniciativa Regional sobre la escasez de agua (WSI, por sus siglas en inglés) de la Organización de las Naciones unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) apoya a los países de la zona para planificar de forma estratégica su gestión y asignación de recursos hídricos. Además de supervisar sus políticas hídricas; de seguridad alimentaria y energéticas; formular planes de inversión eficaces; modernizar su gobernanza e instituciones; controlar sus aguas superficiales y subterráneas transfronterizas; y adoptar buenas prácticas agrícolas.

En cuanto a México, se encuentra en crisis de escasez de agua en diferentes zonas de su territorio. Incluso se estima que en 2030 el agua renovable per cápita alcance niveles cercanos o incluso inferiores a los 1000 m3 por habitante al año; lo que significa una condición de escasez grave. Las regiones donde se pronostica tengan niveles muy bajos de agua renovable per cápita son Baja California, Río Bravo y Aguas del Valle de México.

Es en esta última donde se registraron tan solo 192 m3 por habitante al año. Por lo que para el 2030 se deberá tener especial cuidado con el agua subterránea, pues la sobreexplotación que ha presentado ocasionará el abatimiento de los niveles freáticos , sin mencionar el hundimiento del terreno que provocará se tengan que perforar pozos cada vez más profundos ; lo que se traducirá en un daño irreversible a los ecosistemas.

Una de las presas más importantes en México es la correspondiente al Sistema Cutzamala, la cual es de 391.6 millones de m3 de capacidad. Sin embargo, actualmente se encuentra al 50% de su almacenamiento, provocando una reducción del suministro en la Zona Metropolitana, informó el Director General del Organismo de Cuenca de Aguas del Valle de México, Víctor Javier Bourguett Ortiz.

Explicó que la reducción es ocasionada por los altos índices de sequía que se han registrado en el país, adicionando la ausencia de lluvias del año pasado, lo que provocó bajos escurrimientos a las presas que se abastecen del Sistema Cutzamala. Ambas condiciones culminaron en reducir el suministro de agua en el Valle de México.

Con todo lo anterior, se puede observar que no existe un único camino para solucionar los problemas generados por la escasez del agua. Si no, que es necesario abordar diversas estrategias simultáneamente para contrarrestar el desafío que presenta la escasez de este recurso hídrico.

La ONU considera necesario llevar a cabo inversiones en infraestructura, proporcionar instalaciones sanitarias y fomentar prácticas de higiene en todos los niveles. Asimismo, es fundamental proteger y recuperar ecosistemas hídricos como los bosques, montañas, humedales y ríos. De igual manera se requiere más cooperación internacional para estimular la eficiencia hídrica y apoya tecnologías de tratamiento de agua en los países en desarrollo.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound

عربي