عربي

 

 

Ivette De la Torre                                                                                                            Coordinador del Departamento de Investigación                                                    Centro de Cooperación Estratégica AICIK


Alcanzar la calidad de vida deseada es posible, independientemente de las circunstancias políticas y económicas. Un claro ejemplo de ello es lo que nos muestran los inmigrantes árabes en América Latina. Donde a pesar de los desafíos que enfrentaron a su llegada a esta región del mundo, lograron integrarse a la sociedad latinoamericana de una manera maravillosa, demostrando que la esperanza, el esfuerzo y el trabajo son suficientes para superar los obstáculos.

El número de inmigrantes de origen árabe en América Latina es de 40 millones aproximadamente; de los cuales 15 millones están en Brasil, seguida de Argentina que ocupa el segundo lugar con seis millones y Venezuela con un millón de ciudadanos de ascendencia árabe. Cerca de 600.000 árabes migraron a Chile, incluido medio millón de palestinos, cifra que representa la mayor concentración de palestinos fuera de Palestina, según el Ministerio de Relaciones Exteriores Palestino. Los árabes también están presentes en menor proporción en México, Paraguay y Perú.

Paolo Lolita, investigador sobre asuntos brasileños de origen árabe, menciona que hay tres razones principales detrás de la migración árabe a América Latina:

  • Persecución turca del pueblo de Siria, Líbano y Palestina durante la Primera Guerra Mundial. Además del escape del servicio militar obligatorio impuesto por el sultán otomano.
  • El bloqueo económico franco-inglés que llevó a la población de estos países al borde de la pobreza extrema.
  • El «rumor» de mejores oportunidades de vida en esta parte del mundo.

También es importante señalar que muchos inmigrantes árabes decidieron ir a América del Norte. Sin embargo, los barcos en los que viajaban habían hecho escala en América Latina.

Según un estudio realizado por Teresa Álvaro, historiadora de la Universidad Estatal de Sonoma en California, los inmigrantes de Siria, Líbano y Palestina no trabajaban como agricultores ni en otras ocupaciones, sino que se especializaron en el comercio del sector textil, el cual aún no se había desarrollado antes de la llegada de los árabes a Latinoamérica, donde gran parte de ellos contribuyeron a la construcción de diversas fábricas textiles en importantes capitales como São Paulo, Río de Janeiro, Santiago de Chile y Buenos Aires.

Además, los árabes trajeron nuevos patrones de comercio a la región, el más importante fue “la venta a plazos”. Cabe señalar que su profundización en los negocios les permitió interactuar y comunicarse con todos los sectores de la sociedad latina, resultando que rápidamente se volvieran populares en los mercados.

Con el tiempo, esto contribuyó a que los hijos de estas familias pudieran alcanzar una alta posición política y económica en varios países. Por eso, muchos hombres de origen árabe aparecieron en el mundo del dinero y la riqueza. Este es el caso de Carlos Slim, un mexicano de origen libanés, que ahora es uno de los hombres más ricos del mundo; Álvaro Sayeh Bandak, de origen palestino, uno de los hombres más ricos de Chile; y Miguel Faccussé, uno de los empresarios más importantes en Honduras; entre otros.

Aunque parte de esta percepción cambió a partir del 11 de septiembre de 2001; pues pasaron de ser «comerciantes diligentes» a «sospechosos, refugiados» o incluso «terroristas». Pero este discurso solo tuvo éxito en los Estados Unidos, ya que la presencia de los árabes latinoamericanos dentro de la élite política y económica niega la existencia de cualquier conexión entre el Islam y el terrorismo. Los programas políticos y mediáticos en los que participaron los árabes también confirmaron que el terrorismo no tiene religión.

Varios de ellos alcanzaron altos cargos políticos, incluida la presidencia en Argentina, Ecuador, Panamá, Colombia, Honduras, El Salvador y República Dominicana.

Brasil es un claro ejemplo de que los árabes tienen una fuerte presencia en las élites políticas, pues el número de árabes en el Senado brasileño en ocasiones supera el 15%, mientras que en la Cámara de Representantes su presencia ha rebasado el 20%. Cabe señalar que la comunidad árabe en São Paulo tiene su propio canal de televisión y agencia de noticias, lo que potencia la presencia de las comunidades árabes en el ámbito político y partidista.

En este contexto, las comunidades árabes en América Latina buscan desempeñar el papel de vínculo entre estos países y sus países de origen. Fue así que algunas de ellas desempeñaron roles importantes en la introducción de los derechos árabes, especialmente los derechos legítimos del pueblo palestino, que es uno de los factores que empujó a los países latinoamericanos a adoptar posiciones de apoyo en el tema. La Autoridad Palestina en diversos foros internacionales y la Declaración de Riad enfatizaron el papel positivo de los ciudadanos de los países sudamericanos de ascendencia árabe en la transferencia de sus conocimientos y cultura desde sus países de origen y la construcción de puentes de comunicación entre las dos regiones.

La comunidad árabe en América Latina emprendió muchas iniciativas que tuvieron un gran impacto, ya sea con o sin apoyo gubernamental. Por ejemplo, el Festival Sudamericano de Cultura Árabe y el Festival Internacional de Cine Árabe Latino fueron organizados por una institución no gubernamental argentina, encabezada por un joven de origen libanés. Desde 2011, este festival proyecta películas árabes en Buenos Aires y ahora también muestra películas latinas en los países árabes. Además, esta organización se ha asociado con instituciones brasileñas, como el Instituto Especial de Cultura Árabe de Brasil, con el objetivo de extender la iniciativa a otros países latinos.

Con todo lo anterior, podemos observar cómo los inmigrantes árabes que llegaron a América Latina contribuyeron al desarrollo de estos países. Además de la integración que han logrado en sus comunidades. Un hecho digno de admirar, porque a pesar de enfrentar diferentes desafíos cada día, lograron salir adelante.

Privacy Settings
We use cookies to enhance your experience while using our website. If you are using our Services via a browser you can restrict, block or remove cookies through your web browser settings. We also use content and scripts from third parties that may use tracking technologies. You can selectively provide your consent below to allow such third party embeds. For complete information about the cookies we use, data we collect and how we process them, please check our Privacy Policy
Youtube
Consent to display content from Youtube
Vimeo
Consent to display content from Vimeo
Google Maps
Consent to display content from Google
Spotify
Consent to display content from Spotify
Sound Cloud
Consent to display content from Sound

عربي